Problema del Agua en España

Juan G. R y Juan G. R. La crisis del agua en España, sus efectos a finales de 0toño 2017.

Agua y Riego Vol.: 8, No. 1: 14-16, noviembre 2017, España.

El volumen actual de agua embalsada en España es de 20768 hm3, que representa tan solo el 37 % de la capacidad de los embalses. Los ríos de las grandes cuencas están afectados por la sequía y en todos, las reservas de agua embalsada están por debajo de los últimos 10 años. La falta de lluvias se prolonga y la sequía se alarga, las pérdidas económicas ya se manifiestan en amplias zonas de España. En las grandes cuencas el agua embalsada esta entre 30-45 % y en las medianas es menor, oscila entre 13 al 31 %, la sequía se considera la más intensa de los últimos 20 años. Es necesaria una adecuada gestión de las reservas de aguas superficiales y subterráneas y un manejo racional del agua del riego para hacerle frente a la actual campaña de riego y garantizar la próxima. El cambio climático es una realidad y la temperatura media del aire y del agua van aumentando gradualmente en España. Debe de crearse un Comité de Expertos con profesionales de larga experiencia en materia de: agua, riego y cambio climático para combatir la crisis del agua en España.

 

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos ha calificado de muy grave la sequía que sufren desde abril amplias zonas de España, especialmente Castilla y León, Galicia, Asturias, Cantabria, Canarias y algunas zonas de Castilla-La Mancha y Extremadura, según ha informado la organización agraria en un comunicado. La organización ha señalado que las pérdidas por el excesivo calor y la falta de lluvias son ya millonarias en los cultivos de cereales y colza en secano en las zonas productoras, mientras que corren serio peligro los cultivos de regadío, forrajes y pastos, puesto que el agua disponible es muy baja o incluso inexistente, y la disponibilidad en la mayor parte de los casos es insuficiente. Ya a finales del otoño de 2017 la sequía se ha intensificado y los efectos de los daños alcanzan a todas las comunidades de España. La sequía se considera la más intensa de los últimos 20 años.

UPA señala que España está en “estatus de sequía hidrológica”, donde los cultivos herbáceos como la cebada, avena y trigo son los más afectados, pero árboles como los que producen frutos secos tampoco se están desarrollando con normalidad. Además, ha avisado que la situación de la ganadería es muy preocupante debido a que no hay pasto disponible y los ganaderos deben alimentar al ganado a base de piensos.
En el otoño, la sequía ya se ha extendido a la viticultura, al cultivo del olivo, afecta las cosechas de cítricos y frutales, los cereales, la ganadería, en muchas regiones hay escasez de agua para los cultivos y restricciones de agua en zonas urbanas.

El secretario general de la organización agraria UAGA, ha alertado en mayo que la próxima cosecha de cereales de invierno está perdida en la margen derecha del río Ebro a consecuencia de la sequía. Las previsiones de cosecha en Aragón están estimadas en 1.159.000 toneladas, el 36 por ciento de la cosecha que se recogió en 2016, la cifra más baja que la media de los últimos años.

La primera ola de calor del 2017 comenzó en junio con un “episodio de altas temperaturas” en buena parte de la Península, según la Agencia Estatal de Meteorología, las condiciones meteorológicas están marcadas por una “intensa insolación” que favorece el recalentamiento de la masa de aire que está situada y estacionada sobre el interior de la Península. Se destaca que las temperaturas máximas alcanzan los 40 grados centígrados y las mínimas no bajan de los 20 grados centígrados durante la noche. Se superarán esos valores en las cuencas del Tajo, Guadiana y Guadalquivir donde serán aún más extremos, que superan los 42 º C con mínimas que no descienden de 25º C, lo que refleja que en el próximo verano los efectos de la sequía aun serán mayores.

La capacidad de los embalses de España es de 56075 hm3, con un volumen actual de agua embalsada de 20768 hm3, que representa solo el 37 % de la capacidad de los embalses. Los ríos de las grandes cuencas están afectados por la sequía y en todas las reservas de agua embalsada esta por debajo de los últimos 10 años, con valores de agua embalsada de 3312 hm3-43 % y de 4114 hm3-45 % para la cuenca del río Ebro y del Guadiana respectivamente. Las grandes cuencas de los ríos Tajo, Guadalquivir y Duero, están aun más afectados con un volumen de agua embalsada de 4328 hm3-39 %, 2532hm3-31 % y de 2224 hm3- 30 % respectivamente. Las cuencas de dimensiones medianas en los ríos Júcar 835hm3 -25% y Segura 150 hm3-13 % así como la Guadalete-Bárbate 642 hm3-29 %, la Mediterránea Andaluza 364 Hm3- 31 % todas en la Zona Mediterránea, son las regiones más criticas dañadas por la sequía en España y están por debajo de la media en los últimos 10 años según los datos del estado los embalses españoles, La Miño –Sil también esta afectada, es una cuenca mediana ubicada en la vertiente Norte 1152hm3-28 %, www.embalses.net

Dentro de las cuencas pequeñas las de mayores capacidad de embalse corresponden a la Cataluña Interna con un volumen de agua embalsada de 339 hm3- 50 %, Cantábrico Occidental 277 hm3- 54 % y Galicia Costa 278 hm3- 41 % respectivamente. En las grandes cuencas, el agua embalsada esta entre 30-45 % de la capacidad de embalse, en las medianas es menor oscila entre 13 al 31 % y en cuencas pequeñas se encuentra entre 41 -54 %.

En el año 2012 en el informe mundial de las áreas de riego, España aparece con 3.4 millones/ ha y en el año 1993 la FAO informa que España tiene 3.5 millones/ ha. En el transcurso de ese periodo de tiempo el país mantuvo poca variación en las áreas de riego, mientras que muchos países incrementaron considerablemente sus áreas de regadío. El País debe aumentar su desarrollo hidráulico con más capacidad de embalse y para ello tiene que incrementar el plan de construcción de presas, micro presas, sistemas de riego y drenaje, trasvases y la repoblación forestal a corto y largo plazo. España en la actualidad ha modernizado el riego incrementando las áreas de riego localizado, lo que trae como consecuencia un mayor ahorro del agua, pero eso no es suficiente para resolver el problema del agua.

La falta de lluvias se prolonga y la sequía se alarga, las pérdidas económicas de miles de millones ya se manifiestan, por lo que es necesaria una adecuada gestión de las reservas de aguas superficiales y subterráneas y un manejo racional del agua del riego para hacerle frente a la actual campaña y a la próxima campaña de riego.

El cambio climático es una realidad y la temperatura media del aire y del agua del mar van aumentando gradualmente en España y en el resto del mundo, por el efecto del calentamiento global, por lo que debemos tomar las medidas necesarias para hacerle frente al mismo. Debe de crearse un Comité de Expertos con profesionales de larga experiencia en materia de: agua, riego y cambio climático para combatir la crisis del agua en España.

http://www.aguayriego.com/2017/11/la-crisis-del-agua-en-espana-sus-efectos-a-finales-de-0tono-2017/

Artículos Relacionados:

 

 

 

 

 

 

Tobacco Irrigation 2007 España | Autor: Rafael Juan García | Términos de Uso | Contacta con Nosotros