Produccion Mundial de Alimentos

Juan G. R. El agua y la crisis en la producción mundial de alimentos

Alicante, 11/11/2008, España

Actualmente la población mundial se estima en 6700 millones de habitantes de los cuales alrededor del 15 %, tiene problemas de hambre, por lo que es necesario incrementar la producción de alimentos y disminuir los costos de producción, el agua a través del riego tiende a duplicar y a triplicar la producción de alimentos, por lo que es importante el desarrollo del riego y el drenaje en los diferentes países y con mucho más importancia en los países subdesarrollados, los que requieren del apoyo financiero y tecnológico de los países desarrollados para salir del estancamiento.
El mayor usuario de agua en el mundo lo constituye el sector agrícola con un consumo de agua del 70 % de la demanda. Actualmente las áreas de riego en el mundo, son superiores a 290 millones de hectáreas, lo que refleja la importancia del agua en el desarrollo sostenible de la humanidad. Según datos FAO la agricultura de secano se utiliza en el 83 % de las áreas cultivadas, que permiten una producción del 60 % de los alimentos del mundo, sin embargo las áreas de riego representan tan solo el 17 % y posibilitan una producción del 40 % de los alimentos del mundo, lo que destaca la importancia del riego en la alimentación del mundo, ya que la producción recibida por unidad de área generalmente duplica o triplica la producción obtenida en las áreas no regadas. Debido al incremento de la población mundial se estima que hasta el año 2030 la agricultura de riego necesita elevar la disponibilidad de agua en un 14 %, lo que requiere una capacidad de embalse adicional de 220 kilómetros cúbicos de agua.
De lo anteriormente expuesto se observa que el riego en la agricultura representa una alternativa para incrementar los rendimientos agrícolas y la producción de alimentos, ya que el mismo posibilita una mayor estabilidad en la producción agrícola y una disminución de los costos de producción por tonelada, lo que hace posible que los productos sean más baratos y rentables, incidiendo de forma directa en el costo de la vida.

Por otra parte la FAO reporta que en la actualidad la producción de alimentos se reduce grandemente en los suelos con problemas de salinidad, ya que hay aproximadamente unas 30 millones de hectáreas afectadas por esta causa y que cada año se pierden 500 mil hectáreas como consecuencia de la salinidad provocadas fundamentalmente por la sobreexplotación de los acuíferos, el uso de aguas de regadío de baja calidad, la contaminación de las fuentes de agua, el avance de la desertización, la acción del hombre y el cambio climático.
En otro sentido se observa que en China con alrededor de 1200 millones de habitantes, actualmente posee una población rural de unos 800 millones de habitantes y se prevé que debido al elevado desarrollo que va alcanzando su economía, se desplazaran del campo a la ciudad unos 200 millones de habitantes durante la próxima década, lo que trae como consecuencias que será necesario producir muchos más alimentos, más aun si se toma en consideración la alta contaminación de los ríos de ese país como consecuencia del desarrollo acelerado de su economía.

La caída de los precios de los productos agrícolas debido a la globalización ha afectado la producción de alimentos en el África y en America del Sur, lo que de conjunto con la crisis energética y la crisis económica ha provocado que alrededor de 1000 millones de habitantes tengan problemas con el abastecimiento de alimentos.

En el mundo hay 1400 millones de km3 de agua, de los cuales el agua dulce constituye tan solo el 2.5 % y de la misma el 70 % esta representado por hielo y nieve que se encuentran en el Antártico, Ártico, Groenlandia, Alaska y las cimas de las montañas, actualmente la reserva mundial de agua disponible es del 30 % del total del agua dulce. Las mayores reservas de agua del mundo se encuentran en Asia y en el continente Americano, las menores en Australia, África y en Europa, lo que indica que ante una crisis alimentaría mundial, los países con menos reservas de agua se verán más afectados por la escasez de agua. En el caso de España, esta posee alrededor de 3.5 millones de hectáreas bajo riego, las que se consideran suficientes para satisfacer las necesidades de alimentos del pueblo español, no obstante se debe de realizar una adecuada gestión del agua y de la producción de alimentos, así como de el consumo de energía, es necesario hacer un uso racional del agua y un eficiente manejo del agua del riego a fin de lograr un mayor ahorro del agua y de la energía.

El incremento de la población mundial, la globalización, la crisis energética, la crisis financiera, la salinización de los suelos, la migración de los agricultores a la ciudad como consecuencia de la baja rentabilidad de la agricultura y el poco desarrollo de muchos países productores de alimentos, , tienden a complicar el problema de la estabilidad de la situación mundial alimentaría, la que requiere de una atención priorizada por parte de los diferentes países, instituciones financieras, organizaciones internacionales y científicas. La tecnología de riego y de drenaje en el mundo se ha incrementado grandemente, no obstante en los países poco desarrollados no se ha alcanzado el nivel necesario, debido fundamentalmente a que los costos económicos y ambientales para establecer los mismos aún siguen siendo muy elevados. Las naciones desarrolladas deben contribuir a apaliar parte del hambre en el mundo a través del apoyo financiero y la asistencia técnica en la gestión del agua y de los planes de desarrollo hidráulico en las naciones poco desarrolladas.

Artículos Relacionados:

 

 

 

 

 

 

Tobacco Irrigation 2007 España | Autor: Rafael Juan García | Términos de Uso | Contacta con Nosotros