Tabaquismo

Tuduri B. F. y Juan G. R. Principales sustancias carcinógenas en el humo del tabaco

Tobacco irrigation Vol. 2,Nº1:1-5,2011,España.

En el humo de los cigarrillos y puros se han encontrado sustancias carcinógenas y potencialmente carcinógenas, así como sustancias tóxicas e irritantes. Las principales sustancias carcinógenas conocidas contenidas en el humo del tabaco son las siguientes: Benceno, Naftilamina, Aminobifenil, Níquel, Berilio y Polonio. Las principales sustancias potencialmente carcinógenas contenidas en el humo del tabaco son las siguientes: Formaldehído, Benzopireno, Anilina, Hidrazida, Arsénico, Cadmio y Cromo. En este trabajo solo trataremos las principales sustancias carcinógenas conocidas

Benceno
El benceno es un hidrocarburo aromático poliinsaturado de la fórmula molecular C6H6, con forma de anillo, se le llama anillo bencénico, o aromático, ya que posee un olor característico y puede considerarse una forma poliinsaturada del ciclohexano, la estructura molecular adquiere una gran estabilidad y elasticidad. El benceno es un líquido incoloro y muy inflamable de aroma dulce, con un punto de fusión relativamente alto. Del benceno se derivan otros hidrocarburos de este tipo entre los que se encuentran: el tolueno, el orto-xileno, el meta-xileno y el para-xileno y otros llamados polinucleicos tales como: el naftaleno, el fenantreno, antraceno y el pireno. La agencia internacional de investigaciones sobre el cáncer ha incluido el benceno dentro del Grupo I de carcinógenos humanos
El benceno se usa en grandes cantidades se encuentra en la lista de los 20 productos químicos de mayor volumen de producción. Algunas industrias usan el benceno como punto de partida para manufacturar otros productos químicos usados en la fabricación de plásticos, resinas, nylon y fibras sintéticas. También se usa benceno para hacer ciertos tipos de gomas, lubricantes, tinturas, detergentes, medicamentos y pesticidas. Los volcanes e incendios forestales constituyen fuentes naturales de benceno. El benceno es también un componente natural del petróleo crudo, gasolina y humo de cigarrillo.

Naftilamina
La naftilamina es un compuesto orgánico que puede presentarse en dos formas isoméricas: a-naftilamina y b-naftilamina. La a-naftilamina se absorbe a través de la piel y por inhalación, el contacto con esta sustancia produce quemaduras en la piel y los ojos. No se conocen casos de intoxicación aguda de su uso en la industria, pero en tiempos pasados la exposición del producto de grado comercial produjo, algunos casos de papilomas y carcinomas de vejiga como consecuencia de la gran cantidad de b-naftilamina que contenía el producto como impurezas.

La b-naftilamina es un conocido carcinógeno de vejiga en el hombre. La intoxicación aguda produce metahemoglobinemia y cistitis hemorrágica aguda. En un tiempo esta sustancia se utilizaba mucho como producto intermedio en la fabricación de colorantes y antioxidantes, en la actualidad casi se ha abandonado tanto su producción como su uso por considerarse demasiado peligrosa su manipulación sin medidas preventivas que, por otra parte, eran prohibitivas. Esta sustancia se absorbe rápidamente por vía cutánea y respiratoria. La cuestión de sus efectos tóxicos agudos queda relegada a segundo término por su alto poder cancerígeno.

Aminobifenilo
El 4 Aminobifenilo es un compuesto orgánico, es una anilamina con un peso molecular de 169.2. Tiene un olor floral y se presenta como un líquido incoloro, sólido cristalino que se vuelve púrpura cuando se expone al aire. El 4 Aminobifenilo se derrite a 53 ° C, hierve a 302 ° C, tiene un peso específico de 1,16 a 20 ° C. Es soluble en alcohol, éter, cloroformo y poco soluble en agua, El 4 Aminobifenilo se oxida en presencia del aire, presenta un riesgo de incendio bajo, emite vapores tóxicos cuando se calienta. En los Estados Unidos, el 4 aminobifenilo ahora sólo se utiliza en laboratorios de investigación, anteriormente fue utilizado comercialmente como un antioxidante de goma, como un tinte intermedio, y en la detección de sulfatos. Debido a sus efectos cancerígenos, del 4 aminobifenilo, no ha sido producido comercialmente en Estados Unidos desde mediados de los años 1950.
El 4 Aminobifenilo es conocido por ser un carcinógeno humano. El cáncer de vejiga fue reportado por primera asociado con la exposición ocupacional en un estudio epidemiológico descriptivo, publicado a mediados de la década de 1950, en los que el 11% de 171 trabajadores en una planta de fabricación de 4 aminobifenilo desarrolló cáncer de vejiga. Estos trabajadores habían estado expuestos a 4-aminobifenilo de 1,5 a 19 años entre 1935 y 1955, la publicación de este estudio es un esfuerzo por interrumpir la producción y el uso de 4 -aminobifenilo. A partir de 1955, los 541 trabajadores que habían estado expuestos al 4 aminobifenilo fueron seguidos por otros 14 años de estudio, de ellos 43 hombres desarrollaron cáncer de vejiga confirmado histológicamente. Desde que el 4-aminobifenilo fue revisado para su inclusión en la Primera Informe anual sobre agentes carcinógenos, la mayoría de la investigación sobre su carcinogenicidad se centró en la exposición de fumar cigarrillos. Los estudios epidemiológicos han informado de la incidencia de cáncer de vejiga es de 2 a 10 veces más alta entre los fumadores de cigarrillos que entre los no fumadores
Hay pruebas suficientes de la carcinogenicidad del 4 -aminobifenilo en animales de experimentación como lo demuestran los estudios en ratones, conejos y perros. Cuando se administra por vía oral, el 4 aminobifenilo causa tumores en la vejiga de conejos, perros y ratones. Cuando es administrado a ratas por vía subcutánea, de 4 aminobifenilo causa tumores en las glándulas mamarias e intestinales. El mecanismo por el cual aminobifenilo-4 causa cáncer se cree que su metabolismo requiere una forma reactiva. El potencial de exposición a 4 aminobifenilo es bajo, porque no tiene ningún uso comercial. el humo del cigarrillo contiene 4-aminobifenilo a niveles de 2,4 a 4,6 nano gramo por cigarrillo sin filtro y 0,2 a 2 ,3 nano gramo / cigarrillo con filtro. El mayor riesgo de exposición ocupacional son técnicos de laboratorio y los científicos que utilizan el 4 aminobifenilo en trabajos de investigaciones.

Níquel
El níquel es un metal de número atómico 28 y su símbolo es Ni, situado en el grupo 10 de la tabla periódica de los elementos. Muchas hidrogenasas contienen Ni especialmente aquellas cuya función es oxidar el hidrógeno, el níquel sufre cambios en su estado de oxidación lo que indica que el núcleo de níquel es la parte activa de la enzima. El níquel aparece en forma de metal en los meteoritos junto con el Fe, formando las aleaciones kamacita y aenita, también se encuentra en el núcleo de la Tierra junto al hierro e iridio, formando entre estos tres metales una aleación increíblemente dura y pesada. Las minas de Canadá, Cuba y Rusia producen hoy día el 70% del níquel consumido. Aproximadamente el 65% del níquel consumido se emplea en la fabricación de acero inoxidable, el otro 12% en superaleaciones de níquel, el restante 23% se reparte entre otras aleaciones, baterías recargables, catálisis, acuñación de moneda, recubrimientos metálicos y fundición.
La exposición al níquel metal y sus compuestos solubles no debe superar los 0,05 mg/cm3 medidos en niveles de níquel equivalente para una exposición laboral de 8 horas diarias y 40 semanales. Los vapores y el polvo de sulfuro de níquel se consideran cancerígenos. El carbonilo de níquel, generado durante el proceso de obtención del metal, es un gas extremadamente tóxico. Las personas sensibilizadas pueden manifestar alergias al níquel. La cantidad de níquel admisible en productos que puedan entrar en contacto con la piel está regulada en la Unión Europea.

Berilio

El berilio es un elemento químico de símbolo Be y número atómico 4. Es un elemento alcalinotérreo bivalente, tóxico, de color gris, duro, ligero y quebradizo. Se emplea principalmente como endurecedor en aleaciones, especialmente de cobre. El berilio tiene uno de los puntos de fusión más altos entre los metales ligeros. Su módulo de elasticidad es aproximadamente un 33% mayor que el del acero. Tiene una conductividad térmica excelente, es no magnético y resiste el ataque con ácido nítrico. Es muy permeable a los rayos X y al igual que el radio y el polonio, libera neutrones cuando es bombardeado con partículas alfa. Moderador de neutrones en reactores nucleares.
El berilio y sus sales son tóxicos y potencialmente carcinógenos. La beriliosis crónica es una afección pulmonar causada por exposición al polvo de berilio catalogada como enfermedad profesional. Los primeros casos de neumonitis química aguda por exposición al berilio se produjeron en 1933 en Europa y en 1943 en los Estados Unidos, la exposición profesional se produce en las industrias nuclear y aeroespacial, en el refinado del metal y en la fusión de las aleaciones que lo contienen, en la fabricación de dispositivos electrónicos y en la manipulación de otros materiales que contienen berilio. El berilio y sus compuestos deben manipularse con mucho cuidado, extremando las precauciones cuando durante la actividad pueda generarse polvo de berilio ya que la exposición prolongada al polvo de berilio puede causar cáncer de pulmón. La sustancia puede manipularse con seguridad siempre y cuando se sigan ciertos procedimientos. El humo del tabaco también puede contener berilio.
Los efectos del nivel y de la duración de la exposición del berilio en el aire respirado, puede provocar una enfermedad aguda por berilio o beriliosis aguda, la cual causa una inflamación grave de los pulmones. Entre el 1 y el 15% de la población expuesta al berilio desarrolla sensibilización al mismo, estas personas pueden desarrollar procesos inflamatorios del aparato respiratorio que puede manifestarse años después cuando ésta ha superado los niveles de exposición recomendados. El riesgo de la población general a contraer estas enfermedades es muy bajo ya que los niveles de berilio en entornos no laborales son muy bajos. La intoxicación por ingestión de berilio no se conoce ya que la cantidad de berilio absorbida por el organismo por esa vía es muy pequeña, aunque han podido observarse úlceras en perros tras la ingesta de berilio. El contacto del berilio con la piel tras un rasguño o corte, puede causar eczema y úlceras cutáneas. La exposición prolongada incrementa el riesgo de contraer cáncer de pulmón. La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer ha determinado que el berilio es un carcinógeno humano.

Polonio
El polonio es un elemento químico en la tabla periódica cuyo símbolo es Po y su número atómico es 84. Se trata de un raro metaloide radioactivo, químicamente similar al telurio y al bismuto, presente en minerales de uranio. Esta sustancia radiactiva se disuelve con facilidad en ácidos, pero es sólo ligeramente soluble en alcalinos. El polonio es un metal volátil. Ninguno de los alrededor de 50 isótopos de polonio es estable. El polonio es un elemento altamente tóxico, radiactivo y de peligroso manejo, incluso en cantidades de microgramos, el manejo de 210Po, es muy peligroso y requiere de equipamiento especial utilizado bajo estrictos procedimientos de seguridad. Se ha encontrado polonio en minerales de uranio, en el humo del tabaco y en contaminantes. Todos los elementos derivados del polonio son significativamente radiactivos. Mezclado o aleado con berilio, el polonio puede ser una fuente de neutrones. Se utiliza también en dispositivos destinados a eliminar el polvo acumulado en películas fotográficas y también en fuentes de calor para satélites artificiales o sondas espaciales.
En 1964 se publicó que el 210Po era un ingrediente del humo del tabaco. El 210Po emite radiación alfa que es una de las formas de radiación carcinógena. Experimentos con animales mostraron que la inhalación de humo de tabaco era una causa de cáncer de pulmón en animales. Se cree que el 210Po se deposita en las bifurcaciones bronquiales, resultando que hay dosis sustanciales de radiación alfa en los lugares donde los carcinomas aparecen con frecuencia. Las concentraciones medias de 210Po en el tejido de los fumadores se han observado que son más del doble que las de los no-fumadores. Se ha calculado que el 210Po es responsable del 1% de todos los cánceres de pulmón de los Estados Unidos. Como en cada año se calcula que ocurren 162460 muertes en Estados Unidos y 1.3 millones de muertes en todo el mundo, atribuibles al cáncer de pulmón, se considera que el 210Po puede ser el responsable cada año de más de 1600 muertes en los Estados Unidos y 11700 en todo el mundo.
Aunque la atmósfera contiene 210Po proveniente del Radio-226 naturalmente presente en la corteza terrestre, la mayoría del 210Po en las plantas de tabaco probablemente viene de la aplicación de fertilizantes con alto contenido en fosfatos utilizados en el cultivo del tabaco. Los cultivadores de tabaco de los países desarrollados usan fundamentalmente fertilizantes manufacturados con alto contenido en fosfatos producidos a partir del mineral apatita, que contiene Radio-226 y radioisótopos descendientes como el Plomo-210 y el 210Po. Cuanto mayor sea el contenido de fosfatos en el fertilizante aplicados, mayor será la concentración de 210Po en la planta de tabaco. El tabaco cultivado en algunos países en vías de desarrollo contiene aproximadamente un tercio menos de radioactividad que el tabaco cultivado en los países desarrollados. El 210Po también se deposita en la superficie de las hojas del tabaco, durante la aplicación de los fertilizantes. Se cree que el 210Po se encapsula con fosfato de calcio y Plomo-210 en partículas radioactivas insolubles, que más adelante se transfieren directamente al humo de tabaco que es inhalado dentro de los pulmones del fumador. Aunque el polonio es un elemento de procedencia natural, solo está presente en los minerales de uranio natural a razón de 100 microgramos por tonelada.

Palabras claves: fumadores, humo del tabaco, sustancias carcinógenas, tabaco, tabaquismo. 

Artículos Relacionados:

 

 

 

 

 

 

Tobacco Irrigation 2007 España | Autor: Rafael Juan García | Términos de Uso | Contacta con Nosotros