Problema del Agua en España

Juan G. R. Problema de la explotación del agua en España

Alicante 12/08/2008, España.

Para la solución del problema del agua en España es necesario realizar fundamentalmente una política hidráulica en que se trabaje de forma simultanea y priorizada en: las construcciones hidráulicas, la explotación y mantenimiento de las fuentes de agua y de las redes de conducción, en las investigaciones en materia de agua y de riego, el abastecimiento de agua a las ciudades, la lucha contra las inundaciones, el control de la calidad de las aguas, el ahorro de energía, la protección de las cuencas hidrológicas. El problema del agua es mucho más complejo y dinámico que de la forma en que se trata de solucionarse y requiere financiación, recursos humanos, un mayor control y voluntad hidráulica.

La capacidad de embalse de España es de 54 308 Hm3, con un volumen actual de agua embalsada de 27579 Hm3, lo que representa el 51 % de la capacidad de embalse. El mayor usuario del agua en España lo constituye el sector agrícola, con un área de riego de unas 3500000 ha, para un consumo de un 75 % de la demanda hídrica del País, lo que refleja que una adecuada explotación de las aguas destinadas al regadío posibilitaran un ahorro de agua y de energía. La sobre explotación de las aguas subterráneas, el cambio climático por la falta de lluvias en determinadas regiones y el insuficiente control de los acuíferos provocan que las aguas subterráneas se salinicen, se contaminen y que las reservas de agua se reduzcan con el consiguiente incremento de los costos de bombeo ya que el agua tiene que extraerse a más profundidad, de ahí la importancia de realizar una explotación racional y controlada de nuestros acuíferos. España tiene una gran dependencia del petróleo y la agricultura es un gran consumidor de energía, por lo que una adecuada explotación de la maquinaria agrícola y los equipos de regadío permitirán un gran ahorro de energía.

Uno de los grandes problemas que tenemos actualmente es la contaminación de las aguas, que provocan el desarrollo industrial, agrícola y urbanístico, por lo que es necesario un control más preciso de: las fuentes de las aguas superficiales y subterráneas, los planes de desarrollo económico del país en que el agua sea un factor limitante y del tratamiento de las aguas residuales. Un aspecto fundamental en el uso racional del agua lo constituye la redistribución de los recursos de agua de las zonas con superávit a las zonas con déficit hídrico prolongado, como es el caso típico de la franja mediterránea. También un adecuado manejo del agua del riego posibilita un ahorro de agua y reduce el consumo de energía. El mantenimiento de los canales de conducción, los sistemas se riego y de las fuentes de abasto, permiten un mayor aprovechamiento de nuestros recursos hídricos. Otro problema que incide en la explotación de los recursos hídricos, es que las fuente de agua y los sistemas hidráulicos se calculen correctamente de acuerdo a la probabilidad que requieren las explotaciones, en el caso de la Provincia de Alicante el déficit hídrico es de 350 Hm3 para un año medio, de 600 Hm3 para un año medio seco y de unos 700 Hm3 para un año seco, lo que refleja que si las necesidades hídricas de la provincia y las obras hidráulicas han sido calculadas para un año medio de un periodo de tiempo de 100 años, de ellos en 50 años se garantizaran las necesidades hídricas de todos los usuarios y en los otros 50 años vamos a tener dificultades para garantizar el suministro de agua de cada uno de los sectores económicos de la provincia.

Es necesario un mayor control estatal de los recursos hídricos superficiales y subterráneos de España, ya que posibilita un uso más racional y efectivo del agua, lo que permite garantizar un desarrollo sostenible del agua, tan imprescindible para la población, la agricultura, el turismo, la industria, la producción de energía y la conservación del medio ambiente. Se ha realizado un gran esfuerzo en la modernización de los sistemas, la reutilización de las aguas residuales, el mantenimiento de las redes de distribución de agua y en la desalinización del agua de mar, pero aún queda mucho por realizar.

También otro problema de gran importancia es que las diferentes obras hidráulicas posean antes de su ejecución, los estudios económicos necesarios a nivel de esquema, en que se determinen: el plazo de recuperación de las inversiones, los principales indicadores técnicos económicos, los gastos energéticos, el impacto ambiental, la influencia de los beneficios a obtener en el desarrollo actual y perspectivo de la zona, la factibilidad de la obras.

Tags: , , , , ,
 

Artículos Relacionados:

 

 

 

 

 

 

Tobacco Irrigation 2007 España | Autor: Rafael Juan García | Términos de Uso | Contacta con Nosotros