Problema del Agua en España

Juan G. R. Pérdidas cuantiosas de agua de lluvia

Periódico Información. Alicante, España, Pág.18,25/11/2005.

En un periodo de 50 días desde el comienzo del nuevo año hidrológico, el 1 de octubre de 2005 hasta mediados de noviembre, hemos pasado de una etapa de déficit hídrico prolongado con lluvias escasas a otra etapa en que existe una distribución desigual de las lluvias, con abundantes precipitaciones en diferentes puntos de la región e inundaciones en determinadas zonas, para entrar de nuevo en otra etapa de déficit hídrico moderado, lo que pone de manifiesto que el problema de la solución hídrica de región es complejo y necesita de múltiples acciones que permitan dar una respuesta definitiva a las necesidades hídricas y de drenaje que requiere las Comunidades de Valencia y Murcia para el desarrollo armónico de los diferentes sectores de la economía

La primera etapa de déficit hídrico prolongado corresponde al final del anterior ciclo hidrológico, se ha caracterizado por las escasas precipitaciones y un caudal de los ríos muy reducido, al compararse con un año normal y como consecuencia de esto, el aporte de agua a los embalses resultó insuficiente, lo que provocó que la reservas medias acumuladas de los mismos en las cuencas del Segura y del Júcar tuvieran los valores más bajos de las reservas de agua embalsada de España, con un acumulado total de tan solo 739 hectómetros cúbicos. Las aguas subterráneas se sobre explotaron en gran medida, lo que trajo como consecuencia un abatimiento elevado del manto freático y una disminución del caudal de entrega de los pozos.

En la segunda etapa que duró aproximadamente 15 días se caracterizó por abundantes lluvias en gran parte de la Comunidad, que iban disminuyendo en intensidad de Castellón a Alicante, ocurriendo generalmente las precipitaciones de mayor intensidad de la zona costera al área central de la Comunidad con un valor promedio acumulado superior a los 110 litros/metro cuadrado , con inundaciones en la provincia de Castellón como consecuencia de las altas precipitaciones, con un valor puntual acumulado de 283 litros / metro cuadrado en L Alcudia de Veo . El efecto esperado no fue el mejor, pues gran parte de las lluvias se retuvieron en las capas del suelo, las que poseían un gran déficit hídrico, la otra parte de las aguas logro escurrir de forma superficial o infiltrar a capas profundas para una recuperación gradual del nivel de las aguas en los embalses y los acuíferos

En la tercera y la actual etapa solo poseemos el agua que hemos podido retener en los embalses, el agua disponible de los acuíferos y de la reserva de agua que a logrado retener el suelo, la cual puede aplazar el riego algunas semanas o 45 días, en dependencia de las características de los cultivos. Hasta la fecha del 20 de noviembre la reserva acumulada de los embalses de la cuenca del Segura y del Jucar era de un volumen de tan solo 727 hectómetros cúbicos.

De lo anteriormente expuesto se observa que: tenemos una gran sequía, un gran déficit hídrico, los embalses están ubicados en cotas medias y altas, la distribución de las lluvias no es homogénea y de intensidad muy variable y que cuando las precipitaciones nos dan la posibilidad de almacenar nuevos aportes de agua, aún no contamos con suficientes obras para lograr el máximo aprovechamiento de las lluvias.

Debe de elaborar de forma más sistemática un plan de medidas a corto y largo plazo que posibilite la construcción de más embalses, obras reguladoras, trasvases, obras hidráulicas, recargas de acuíferos etc., que sean capaces de regular el escurrimiento al máximo, así como un plan que contenga la adecuación de las cuencas, la protección y limpieza de cauces, la rectificación de ríos, la construcción de diques de protección, la construcción de presas para evitar inundaciones y mejorar los sistemas de drenaje en las áreas agrícolas.-La repoblación forestal y la siembra de cultivos que cubran una mayor parte del suelo también constituyen mecanismos de lucha contra las inundaciones y las avenidas. Las medidas a tomar posibilitaran una adecuada política hidráulica, la que permitirá un mayor desarrollo económico de la región.

Para alcanzar un mayor desarrollo hidráulico es necesario acometer obras mucho más complejas que las actuales, que posibiliten disponer de mayores volúmenes de agua disponible y que permitan hacerle frente a la sequía y las inundaciones con una mayor eficiencia, así como es necesario mejorar las infraestructuras existentes.
  Tags: , , , , ,

Artículos Relacionados:

 

 

 

 

 

 

Tobacco Irrigation 2007 España | Autor: Rafael Juan García | Términos de Uso | Contacta con Nosotros