Problema del Agua en España

Juan G. R. La lucha contra el déficit de agua

Periódico Información. Alicante. España, Pág.26, 19/10/2005.

 La lucha contra déficit hídrico debe intensificarse, al finalizar el año hidrológico el 30 de septiembre de 2005, resulta que: los ríos redujeron considerablemente su caudal, los trasvases resultaron insuficientes, la reserva media de los embalses del país estaban alrededor del 40 % con 21000 hectómetros cúbicos, correspondiendo los valores más bajos de las reservas a las cuencas del Segura, Júcar, Cataluña y la Sur con un acumulado total de tan solo 1254 hectómetros cúbicos, lo que sitúa a la zona mediterránea como el área de más baja reserva de agua embalsada de España. Las aguas subterráneas de la España seca están sobre explotadas, lo que trae como consecuencia un abatimiento elevado del manto freático y una disminución del caudal de entrega de los pozos, por lo que es necesario un control sistemático del caudal y de la calidad de las aguas, las desalinizadoras solo solucionaron problemas de necesidades de agua en determinadas zonas, con tantas dificultades para garantizar las exigencias de demanda hídrica, los usuarios no han podido satisfacer en su totalidad las necesidades de agua, sino con limitaciones.

Los estragos de la sequía ya han provocado pérdidas de miles de millones de euros y aún siguen creciendo, por lo que debemos prepararnos para el futuro y elaborar un plan de medidas a corto y largo plazo que posibilite la construcción de más embalses, obras reguladoras, trasvases, obras hidráulicas, recargas de acuíferos etc., que sean capaces de regular el escurrimiento en épocas de abundancia, para garantizar mas agua utilizable en el periodo seco. El plan de medidas a ejecutar debe ser en tres sentidos: el que podemos realizar con los recursos de la Comunidad Autónoma, los que apoya el Gobierno Español y las que reciben la ayuda de la Unión Europea. Las obras hidráulicas a ejecutar requieren una acción inmediata, dinámica y coordinada pues de prolongarse la sequía largo tiempo provocará el endeudamiento del sector agrícola, aparecerán los problemas con el suministro de agua a la población, al sector industrial y al comercio, se aumentará el costo de la vida, se crearan problemas en la Salud Pública por la aparición de enfermedades como la diarrea, el tifus y el cólera, que también pueden aparecer en áreas inundadas.

También debe de realizarse un mayor esfuerzo en el tratamiento de los vertidos domésticos e industriales y en la reutilización de las aguas residuales en cultivos que permitan su uso, pues el incremento de la población y el desarrollo industrial, hacen que las aguas residuales sean una fuente adicional de recursos hídricos.

La lucha contra las inundaciones es una actividad que también debe priorizarse, no es necesario esperar a que existan cuantiosas pérdidas como consecuencia de las grandes inundaciones para realizar la toma de decisiones en la lucha contra las aguas excesivas, debemos pensar que a largo plazo el costo de las inversiones a ejecutar son menores que las perdidas humanas y materiales provocadas por las inundaciones y avenidas. En España las inundaciones representan un gran peligro y tienen un efecto devastador, principalmente en la vertiente mediterránea donde hay zonas con precipitaciones superiores a los 250 mm en 2 4 horas. El sistema de alerta y previsiones hidrológicas permiten una defensa más eficiente contra las inundaciones, lo que de conjunto con el inventario de áreas inundadas y áreas con problemas de drenaje, posibilitan establecer planes de que zonas debemos proteger a corto plazo y cuales a largo plazo. Los daños ocasionados a la población, a los cultivos y diferentes sectores de la economía como consecuencia de la inundación tienen un carácter social y económico que debemos interrelacionar a la hora de valorar que zonas vamos a proteger y que tipo de obra vamos a realizar. La adecuación de las cuencas, la protección y limpieza de cauces, la rectificación de ríos, la construcción de diques de protección, la construcción de presas, los sistemas de drenaje en las áreas agrícolas, la repoblación forestal y la siembra de cultivos que cubran una mayor parte del suelo, constituyen mecanismos de lucha contra las inundaciones y las avenidas. La lucha contra la sequía y las inundaciones debe de tratarse como un problema integral, es necesario acometer un plan de desarrollo hidráulico del país, que conlleve más inversiones, más soluciones hídricas, que cree nuevas infraestructuras y que programe un plan de medidas contra las inundaciones.

Tags: , , , , , , ,
 

Artículos Relacionados:

 

 

 

 

 

 

Tobacco Irrigation 2007 España | Autor: Rafael Juan García | Términos de Uso | Contacta con Nosotros